viernes, 23 de mayo de 2014

Matando marcianitos

Todos los que hemos vivido la época dorada de los arcades hemos jugado a algún juego cuya función primaria, única y final era MATAR MARCIANITOS, pero me refiero a esos de los malos en formación tirando una lluvia de proyectiles y nosotros generalmente abajo aguantando el chaparrón.
Recuerdo aquellas máquinas recreativas en los bares, mucho antes de que apareciera el Cabal, el Street Fighter o el Shinobi, donde las chapas estaban quemadas por cigarrillos, olian a humo y plástico recalentado, algunas hasta daban calambre, pero todo el mundo jugaba... eran fantásticas, aquellas formaciones de combate que presentaban los enemigos y que nosotros destruíamos a golpe de botón. No en balde incluso se hizo una canción en su honor que pongo aquí antes de pasar a recordar algunos de los que para mí fueron más memorables...
Galaxion
Pero más maravilloso fue aun cuando esos juegos llegaban a casa, entonces podías jugar toda la tarde, de hecho a mi me salio una herida en el pulgar de pulsar aquel botón naranja del joystick de mi commodore, jugando al  Galaxion, el cual tenía más acción que el Space Invaders (un juego memorable pero algo lento para mi gusto)... y que con sus 16 colores y sus sonidos, hacía las delicias de cualquier niño.


Galaga
Pero dentro de la misma línea tenemos algunos como el Galaga, el cual puede parecer un poco soso debido a sus gráficos superpixelados, pero que era todo un reto, de hecho al ser mucho más rápido y tener muchos más enemigos moviendose por la pantalla, era uno de los más famosos, y con el que casi puedo decir, con el que más horas he echado, pues aunque aun hoy se hacen juegos de este tipo, como el Space Invaders Extreme (que me encanta por que es como estar en un formula uno de este tipo), para mi el rey no era otro, y sigue siendolo que el Gyruss, por encima de los miles de títulos que existen. Pues este juego cambiaba la perspectiva, seguía siendo en 2D (of course), pero la formación de aliens estaba en el centro, se formaba por todas partes y tu volabas literalmente a su alrededor, disparando y esquivando proyectiles enemigos, luchando con una música de fondo de toque clásico que no era otra que la Toccata de Bach, lo cual disparaba nuestra adrenalina, y de hecho aun hoy la sigue disparando, y eso que el juego es de 1984.
La cantidad de plataformas para las que salio es impresionante, e incluso hoy en día es facilísimo encontrarlo para jugar online y seguir picado al mejor juego de matar marcianitos propoamente dicho que hay, al menos para mi, ya que aparte de estos que he comentado, puesto que había miles...
Pero aquí os dejo un homenaje a este maravilloso juego, disfrutadlo!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada